Propagación

Propagación sustentable

Para propagar las plantas chilenas usamos una metodología de la casa, que incorpora conocimiento científico, literatura especializada, saber campesino y nuestras propias experiencias. Nuestras investigaciones de germinación han sido tan exitosas, por sobre los niveles estándares, que está siendo registrada para una publicación especializada de botánica.

Las plantas nativas difíciles de viverizar con los métodos recién mencionados, se cultivan in vitro en el Laboratorio de Cultivo de Tejidos, que nos permite un mayor porcentaje de éxito.

En verano y en otoño recorremos bosques y valles en busca de las mejores semillas, en diversas regiones del país. Después de una selección hecha a mano, aplicamos trilla, maceración, escarificación o estratificación, a los granos más viables, según corresponda.
Expresamente no usamos tierra de hojas por respeto a la naturaleza, producimos nuestro propio sustrato a partir de materias orgánicas recicladas, con especificaciones distintas según la especie a propagar.

Los almácigos de Encanto Salvaje emulan las condiciones naturales de reproducción en la naturaleza, donde generamos una aclimatación de las especies nativas para garantizar su supervivencia en zonas urbanas.

A diferencia de las plantas producidas en bandejas spellding, las nuestras tienen un conveniente desarrollo radicular, gracias al repicado temprano en amplias bolsas, un factor crucial para su establecimiento y desarrollo, un aspecto investigado por científicos nacionales y extranjeros, que ya es parte de nuestras prácticas rutinarias.